Otro golpe al bolsillo: aumenta la TGI un 30%

Luego de idas y venidas, reuniones secretas y no tan secretas, anoche se aprobó en el Concejo un nuevo aumento a la Tasa General de Inmuebles (TGI). Esta vez, el incremento fue sancionado por un total del 30%, pero fraccionado en dos partes: un 20% será aplicado apenas promulgada la ordenanza y el restante 10% se aplicará en octubre.

Pero repasemos un poco las raíces de este aumento: corría mayo de este año cuando el intendente Diego León Barreto envió al Concejo un proyecto de ordenanza solicitando un aumento del 30% en la TGI, amparándose en la «elevada inflación” que padecía el país, lo que generaba “un constante incremento en los costos de todos los insumos necesarios para llevar a cabo una correcta administración municipal”. Incluso se llegó a hablar de un mecanismo polinómico de actualización de la tasa según el nivel de inflación, algo rechazado de plano por la mayoría de los ediles.

Con el proyecto en manos del legislativo, el oficialismo tenía por delante la difícil tarea de conseguir los votos para lograr la suba. Llamados telefónicos, reuniones con los diferentes bloques legislativos, a veces secretas, a veces no, y pedidos de balances adeudados por parte de los concejales «para analizar la situación» fueron moneda corriente en Funes en esos meses. Encima, el receso invernal alargó los plazos y le complicó más aún el camino a un Ejecutivo que ya demostró que le cuesta y mucho construir consensos.

Sin embargo, los votos se consiguieron y ayer durante el día comenzó a sonar fuerte que los concejales otorgarían el despacho de comisión al proyecto, algo confirmado por varias fuentes, incluso algunos ediles. Lo que ninguna fuente adelantó fue que anoche no solo se logró el despacho de comisión, sino que se aprobó la suba del impuesto municipal. Es decir, los mismos concejales que afirmaban con estricta seriedad que al anochecer solo se avanzaría hasta alcanzar la aprobación la semana próxima, prefirieron votar directamente el incremento. Eso sí, la votación fue dividida: por la general logró unanimidad, pero sólo el bloque PRO y la radical Ana Martelli votaron todos los artículos en particular. Juan Ignacio Rímini votó solo el aumento del 20%, no el 10% en octubre. «Entiendo necesaria una readecuación de las cuentas municipales, pero consideré que el 20 era suficiente para hacer frente a las paritarias y al proceso inflacionario vigente», explicó Rímini. Juan Miguez, por su parte, aprobó la ordenanza por la general pero se opuso a los artículos en particular. Por último, Roly Santacroce estuvo ausente con aviso.

Así, con los votos justos, el Ejecutivo que lidera Diego León Barreto logró anoche un nuevo aumento de la TGI en pos de mantener a flote las cuentas municipales. Solo resta esperar que este aumento se haga efectivo en las arcas funenses y analizar las repercusiones que tendrá en la administración municipal.

De lo que no cabe duda es que en un contexto de recesión económica, los aumentos en impuestos no hacen otra cosa que seguir desinflando el consumo de los funenses y los comerciantes lo saben mejor que nadie.

 

FUENTE: Infofunes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.