Museo de la Memoria: policías irrumpieron en debate sobre violencia institucional

El Museo de la Memoria era escenario de una jornada sobre concientización acerca de los abusos de autoridad y excesos cometidos por las fuerzas de seguridad sobre la población civil, hasta que unos policías entraron en busca de armas en pleno desarrollo. Indignación general.

“Es el colmo”. Así definió Julieta Riquelme (hermana de Jonatan Herrera, asesinado por la Policía) lo ocurrido este lunes en el Museo de la Memoria. Allí se desarrollaba una jornada contra la Violencia Institucional cuando cuatro policías irrumpieron en el lugar, sin orden judicial, tras una supuesta denuncia de vecinos que aseguraron haber visto armas de fuego. Las armas que los oficiales alegaron buscar eran tan solo los revólveres de juguete que la Multisectorial que pide justicia por el crimen de Herrera suele utilizar para representar el crimen que hace más de dos años perpetraron agentes de las PAT y el Comando.

La agenda de la jornada ya había anunciado la intervención teatral, la misma que familiares de Jonatan realizaron alguna vez frente a Tribunales. Esta vez los actores y familiares del joven asesinado actuaron (con armas de juguete) en el balcón del Museo de la Memoria mientras dentro del edificio se realizaban otras actividades. Fue entonces cuando “supuestamente un vecino vio armas e hizo la denuncia”, contó Julieta a Rosarioplus.com. Al menos eso es lo que alegaron los policías motorizados cuando la directora del Museo, Viviana Nardoni, les pidió explicaciones.

La hermana de Jonatan amplió: “Mis hermanos y unos primos se quedaron después de la intervención jugando en el balcón y en un momento se encontraron con cuatro policías que saltaron el tapial y los agarraron. Los empujaron y revisaron, agarrándolos de mala manera”.

Ante el hecho, todas las personas que se encontraban en el interior del Museo (entre ellos su directora, abogados y docentes) intervinieron de manera directa para saber qué pasaba. Entre todos lograron calmar a los policías que buscaban armas y no se encontraron con más que juguetes.

Julieta denunció que los policías “irrumpieron de manera violenta” y contó que “los chicos quedaron muy asustados, solamente estaban ahí sentados y ni siquiera tenían las armas de juguete, que estaban adentro del museo. Las puertas estaban abiertas, los policías podrían haber ingresado y preguntar”.

 

FUENTE: Rosario Plus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.