Míguez: «¿Vos te pensás que lo voy a seguir bancando a Barreto? ¡Me voy a mi casa, papá!»

La última sesión del año del Concejo Municipal comenzó el Martes pasado y aún sigue abierta. Los concejales tenían pensado sesionar ayer, pero el paro de municipales los obligó a posponer la sesión para el lunes a las 12:30.
Como es habitual en el cierre del año, quedan muchos temas por tratar. La mayoría son exenciones a las normativas vigentes para edificaciones de particulares, pero hay dos temas que se llevan la mayor atención:

Por un lado, está el tratamiento del pedido de exención del Grupo Oroño, que tratamos en esta nota: Grupo Oroño tiene coronita

El segundo tema clave que será tratado el lunes es la propuesta del concejal Santacroce de revisar el aumento de la TGI que le aprobaron los mismos concejales al ejecutivo a fines de Noviembre. Después de que los concejales anunciaran un aumento del 30% de la tasa, la gran mayoría de los vecinos recibió aumentos muy superiores. El Martes el concejal Míguez criticó duramente a la gestión de Barreto por la implementación del aumento otorgado, mientras que su compañero de bloque Santacroce fue más autocrítico y dijo que «errar es humano, todos nos podemos equivocar. El problema es que al no tener un contador acá porque no tenemos presupuesto… nadie habla de que se haya hecho adrede, simplemente es retrotraer a lo que habíamos hablado, que era un aumento del 30%».
Por su parte, Míguez dijo: «Ahora, me causa… suspicazmente… no creo que haya habido mala intención… no creo… si pasa eso, bueno, tenemos que cerrar todo. Acá es muy posible que se pueda haber implementado este aumento, no con mala intención, pero… ¿por qué? porque hay muchos casos».

Míguez ratificó su compromiso ideológico con que la salud no es un gasto sino una inversión y que hay que solventar los recursos que la municipalidad debe destinar para hacerse cargo de la salud y la seguridad. Sin embargo, aclaró que «hubo una intención de votar un 30%. Por eso me parece que cuando se puso el dedito en la computadora no se imputó bien. No creo que haya mala fe en esto. A mi me quedan dudas, ¿qué quiere que le diga? Acá hay que tocar temas muy sensibles».

Santacroce preguntó «¿y los gestos de la política?, ¿y la sarta de rufianes y vagos que tienen ahí adentro?, ¿qué tiene que ver el empleado municipal con los vagos que tienen ahí adentro?», en referencia a funcionarios políticos del gabinete municipal. En ese momento, Míguez remató diciendo que «si yo fuera intendente, esta municipalidad la manejo con 15 personas nomás. Por ejemplo, la salud es todo recursos humanos, la salud es buena si el médico es bueno, te atienden bien, etcétera. Yo pongo un médico con trayectoria en el dispensario y me ahorro un sueldo de secretario y ahí me ahorro 500.000 pesos por año. No se justifica que haya un subsecretario de salud, ahí me ahorro otros 500.000. Y hay un agravante: la secretaria de salud puso de subsecretario al marido. Yo se lo dije en la cara a la secretaria: ‘¿a usted le parece moral?’… ¡No se justifica un jefe de gabinete! ¡Está al pedo! Se maneja con 15 personas la municipalidad. Si no hay gestos, esto no se va a solucionar. Lo vi a Barreto el día de la asunción… ¡sigue de joda!. ¡sigue de joda y ese es el problema! Yo no pongo más la cabeza, el justicialismo no le va a dar más ayuda, no le va a dar más salvavidas a Barreto. Ya me di cuenta, me di cuenta que sigue de joda y yo hoy me estoy comiendo un montón de garrones por darle una mano a la administración (en referencia a las quejas de los vecinos por el grosero aumento). Volvió de vacaciones diciendo que él no tiene la culpa del aumento. ¡Mirá qué vivo! ¿Vos te pensás que lo voy a seguir bancando a Barreto? ¡Me voy a mi casa, papá!».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.