La salud, otro negocio de Barreto (parte 2)

El 14 de Junio, desde Funes 24 pusimos el foco en el bochornoso convenio de la municipalidad con el Sanatorio de La Mujer, el cual nunca fue remitido al Concejo -sólo fue reclamado a viva voz por un edil- y fue duramente criticado desde los gremios municipales y médicos, los cuales no fueron consultados antes de su firma.

En el día de hoy, en otros medios de comunicación de la ciudad se anuncia con bombos y platillos que un centro médico del Grupo Oroño de 3 mil m2 de superficie estará finalizado a fin de año. Su dueño, Roberto Villavicencio, es un empresario de la salud, cuyo negocio creció exponencialmente de la mano de la gestión socialista de Rosario y Santa Fe, que por ingenuidad, ignorancia o complicidad, siempre se ocupó solamente del sector público y dejó las manos libres al sector privado de la salud para que hiciera sus negocios.

Este anuncio se da un día después de que en el Concejo Municipal se ingresara una nota con el número de expediente 9217/17 para ser tratada en la comisión de Planeamiento y Urbanismo en la cual se pide: «Expte. Nº 9217/17 P nota particular solicitando exención a las normativas vigentes para poder incrementar el índice FOS y altura permitida sobre el inmueble ubicado en Av. Córdoba 2415 de nuestra ciudad, cuentas tributarias 0140117/0 y 014018/0 (Grupo Oroño – Clínica de Tomografía Computada SA) (pasa a comisión de Planeamiento y Urbanismo)»

Si a esta situación le sumamos la negativa del Concejo a tratar la iniciativa del concejal Rímini y la Junta de Vecinales para parar los emprendimientos por dos años, surgen varios interrogantes: ¿Es necesario que semejante empresa pida exenciones a las normativas vigentes?; ¿Un vecino particular que quiere ampliar su casa, obtendrá la misma buena voluntad del Municipio?; ¿El Concejo, incluyendo los concejales que buscan su reelección y fueron los más votados en las P.A.S.O., le dará la espalda a los vecinos una vez más?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.