«La joda se acabó, queremos la solución»

Tuvo un condimento bien picante la sesión del Concejo de anoche. Un grupo de vecinos de Villa Golf se acercó a reclamar, mediante una nota, el semáforo en Urquiza y Ruta 9, esquina del accidente que dejó internado al adolescente Juan Pablo Román. El que también se acercó fue Guillermo Grisolía, subsecretario de Gobierno, quien protagonizó un fuerte cruce con el concejal opositor Roly Santacroce, luego de haber afirmado que en el corte de ruta del domingo «hubo alguna manipulación política».

“La joda se acabó, muchachos, queremos la solución”, dijo una de las vecinas de Villa Golf, parada frente a la banca del presidente del Concejo Carlos Olmedo, mientras presentaba una nota en la cual explicaban el pedido que viene de larga data, desmentían categóricamente toda vinculación política y anunciaban que si en quince días no estaban las obras, cortarían nuevamente Mendoza y Ruta 9, esta vez en hora pico. “Somos pobres, pero honestos, queremos ser escuchados de una vez”, gritaron.

Cuando sucedió eso, los concejales se habían constituido en comisión y estaban discutiendo la unificación de dos proyectos de decretos, uno presentado por Rímini y otro por el Bloque PJ, sobre el mismo tema: la implementación de un semáforo en la mentada esquina. Aprovechando la situación, Grisolía anunció a viva voz que las obras empezarían hoy mismo (miércoles). Santacroce dio un medio giro y lo encaró, interpelándolo por haber dicho que el corte había sido manipulado políticamente y que “nadie un domingo a la tarde anda con goma a mano para llevarlas a la ruta y quemarlas”. El subsecretario reafirmó que olió un “tufillo político”, provocando el repudio de algunos vecinos: “a usted porque no le pasó, si a mí me pasa le prendo fuego la Municipalidad”, dijo una mujer presente. “Hagalo”, fue la sorprendente respuesta del funcionario del Ejecutivo.
“No vive en Funes, no le falte el respeto a la gente”, le espetó Santacroce, en una discusión que fue subiendo de tono. “La Constitución en su artículo 19 me brinda libertad de pensamiento. En los últimos doce años no se podía pensar, y si pensabas te mandaban a la AFIP como me pasó”, contestó Grisolía. “Por algo le deben haber mandado a la AFIP”, contestó el concejal.
La discusión se tornó personal cuando Grisolía preguntó a Santacroce si era peronista o kirchnerista, ya que consideraba que el justicialismo no estaba dentro del Frente Para la Victoria. “Yo soy peronista”, contestó el concejal. “Yo también”, coincidió el funcionario. “Vos no sos peronista, sos oportunista”, disparó Santacroce. “Yo no tengo amigos procesados”, le respondió Grisolía. “Venís a sacarte el hambre a nuestro pueblo, gordito. Sos un boina verde, sos amigo de los militares, sos un vigilante”, se enojó Santacroce, antes de que los propios vecinos pusiesen paños fríos a la situación: “No vinimos a escuchar eso”.

Miguez intervino, ya con las aguas calmas, para resaltar que desde 2012 se viene reclamando por el semáforo (“tuvimos que esperar un accidente. Está en juego la vida de un pibe. No podemos seguir yendo en contra de los problemas”) y que su gestión al frente de la Municipalidad fue la que comenzó con la semaforización en Ruta 9.

Rímini, por su parte, también apuntó a Grisolia. Lo felicitó por el logro del semáforo pero le reclamó todos los decretos y minutas que el Concejo emitió durante 2016 que no fueron cumplidos por el Ejecutivo. “Acá somos la caja de resonancia del pueblo y nadie se está escondiendo, lo felicito por su logro pero ojalá que sea así con todos los trabajos públicos que venimos solicitando desde diciembre de 2015”, le marcó.

Cuando se retomó la sesión, casi sigilosamente, Grisolía se retiró. Luego se aprobó la unificación de los proyectos de decreto. Unánimemente, el Concejo aprobó la moción y posteriormente el decreto unificado. Hubo aplausos entre los vecinos presentes.

 

FUENTE: Infofunes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.