EL GOBIERNO PROVINCIAL DECLARO LA EMERGENCIA HIDRICA EN FUNES

12769459_1696392953949243_957712506_n 12782111_1696392930615912_1853522257_n 12782328_1696392933949245_773701700_n

El viernes pasado, piraguas y botes pidió el municipio de Funes para asistir a los funenses que no podían salir de sus casas por sus propios medios. La caída de unos 150 milímetros de agua fue insoportable para el sistema de contención hídrica y más de un barrio se inundó. Ante la contingencia, el gobierno provincial decidió en las primeras horas de ayer declarar la emergencia hídrica y asistir al flamante Ejecutivo con la puesta en marcha de bombas y maquinarias para que el agua drene con mayor facilidad. Al mismo tiempo, el ministro de Infraestructura y Transporte José Garibay le confirmó al intendente Diego Barreto que en los próximos días se llamará a licitación para la obra del revestimiento del canal Salvat, que ayer se desbordó, y ya fue comprendida en el presupuesto 2016.

La zona oeste, cercana a Roldán, ha sido históricamente la más baja de la ciudad de Funes. Los que viven allí debieron lamentar no una, sino varias veces el ingreso de agua en sus casas en los últimos años. El empezar de cero, fue moneda corriente. Pero ayer, en una nueva inundación, la novedad que fue más de un barrio se vio afectado. El centro de la ciudad, en cercanías de la Ruta 9, la zona norte y, claro, el oeste sufrieron el azote del temporal, y en pocas horas el anegamiento de calles, los cortes de luz y el desborde de zanjeos, fue una postal de gran parte de Funes.

Los damnificados fueron trasladados a la sede de la Asociación Sindical de Obreros y Empleados Municipales (Asoem). Solo hubo ocho evacuados, pero desde el municipio se explicó que una cantidad considerable de afectados en condiciones de ser evacuados optó por quedarse en su casa. A media mañana, el Ejecutivo comenzó a pedir alimentos no perecederos, descartables, colchones y frazadas. Asimismo, el Estado local requirió «botes, canoas o piraguas» para asistir al personal en las tareas de evacuación. Personal de la Central de Operaciones de Emergencias (COE) entregó bolsas de arena para impedir el ingreso de agua en las viviendas, pero en algunos casos no alcanzó.

Cuando la situación se tornó desbordante, se declaró la emergencia hídrica. Llegaron bombas extractoras y maquinaria, que, junto a la mejora del clima, luego del mediodía, provocó el descenso de agua. No obstante, y en función de que Funes se encuentra en la zona más baja de la Cuenca del Arroyo Ludueña se esperaba en alerta la llegada de un caudal aguas arriba, proveniente de localidades ubicadas en el comienzo de dicha cuenca.

Por la tarde, una delegación provincial liderada por el Director Provincial de Zona Sur de Protección Civil, Aldo Fabucci, se hizo presente en la ciudad para comandar el operativo.

«Las zonas más comprometidas son Funes Norte, en la Zona 9 principalmente cerca del Country (el oeste), las inmediaciones de General López en la intersección con Vieytes, Alsina y Peña (zona norte), y también en Ruta 9 y Alberdi (pleno centro)», explicó el intendente, quirn informó que por razones de seguridad se cortó el servicio energético en dos sectores de la ciudad, unas manzanas en el centro y otras en el norte. A su vez, se admitió que «se desbordó el Canal Salvat y se dispuso de maquinarias para abrir un canal de conexión para aliviar la zona de calle Tucumán al fondo (una de las más dañadas)». Caía la tarde y la sensación de los damnificados se repetía: «Años atrás no me inundaba».

Fuente: Rosario 12

 

ro02fo0127

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.