Barreto inaugura las sesiones ordinarias del concejo

Quince meses lleva León Barreto al frente de la gestión municipal. En ese lapso pasó de ser avalado por casi todos los concejales (cinco de seis votos aprobaron tres polémicas urbanizaciones que contaban con el apoyo del Ejecutivo en 2015) a contar con un Legislativo totalmente opositor, a causa de una serie de escándalos y desaciertos que hilvanó durante el año y que le significaron la renuncia de buena parte de su gabinete.

El radical Juan Ignacio Rímini siempre se mantuvo en la vereda de enfrente a la del intendente. Fue el único en no votar las urbanizaciones en las sesiones extraordinarias de 2015 y así fue el único que salió indemne del primer gran escándalo protagonizado por esta gestión. El bloque PJ, integrado por Santacroce y Míguez, comenzó siendo dador voluntario de gobernabilidad al intendente y casi que su principal socio legislativo, pero la novela tuvo un mal final cuando los peronistas se cansaron de los desaciertos en materia de servicios y se transformaron en férreos opositores.

Justamente, el mal estado general en materia de servicios junto con otras fallas de la gestión llevaron a que pierda a los dos concejales de su mismo color político, Carlos Olmedo y Luis Dolce, que siempre habían acompañado a pesar de ser críticos de algunos aspectos del Municipio. Luis Dolce fue el primero en abrirse, cuando la interna del PRO se tornó inmanejable para León Barreto. Carlos Olmedo, por su parte, se fue luego del escándalo del doble aguinaldo y de que el intendente pida la renuncia de dos funcionarios que respondían a él: Masau, en Hacienda, y Vincenti, en Planeamiento.

El escándalo del doble aguinaldo fue el detonante del último quiebre entre el Municipio y el Concejo: se trata de Anita Martelli, quien asumió en lugar de León Barreto durante sus vacaciones, incluso coqueteó con pasarse al PRO y ser la candidata del intendente en las legislativas de este año, lo que la distanció de su ¿ex? compañero de bloque Juan Ignacio Rímini, pero cuando se enteró que dentro del Municipio se había destapado la olla de error en la liquidación mientras ella ejercía la intendencia, dijo que le habían ocultado cosas e incluso fue una de las firmantes de la denuncia por el hecho.

Este martes el intendente León Barreto deberá vérselas con los seis ediles en la segunda apertura de sesiones del Concejo que le toca encabezar como intendente. Su discurso y las reacciones al verse cara a cara con los concejales son indicios que esclarecerán el futuro de la gestión municipal y anticiparán algo de las próximas elecciones de medio término, en las que el Ejecutivo se juega un carta de altísimo valor.

 

FUENTE: Infofunes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.